La magia de comer conscientemente para perder peso…y más

Hoy en día leemos y escuchamos mucho hablar de Mindfulness y de la necesidad de estar en el momento presente. Pero que significa de verdad?

Estar presentes significa estar totalmente conscientes de lo que esta sucediendo a tu rededor y dentro de ti, sin juicio o preconcepto. De esta manera sentimos mas paz interior, nos sentimos mas conectados con nosotros mismos y con los demás y nos posicionamos en el fluir de la vida. Allí, podemos ser testimonios de la vida que se desarrolla en frente de nosotros y seremos capaces de vivir las experiencias que nos ocurren como una oportunidad para aprender y evolucionarnos en mejor seres humanos.

Estar presentes también nos ayuda a perder peso. Es una herramienta mágica para ayudarnos a mejorar nuestros hábitos alimentarios y facilitar nuestra digestión, evitando los fenómenos de estomago hinchado, irritabilidad, falta de energía y subida de peso.

Sí, el Mindfulness puede hacer todo esto. Y está a tu alcance.

Para que esto suceda, será necesario adoptar los mismos principios durante el acto de comer.

Cuando comemos, tendremos que estar completamente conscientes del acto de comer, saboreando cada bocado, sintiendo el gusto y la nutrición que lleva ese alimento.

Pero, para hacerlo, será necesario silenciar la mente y llevarla a ese especifico acto de comer, a ese bocado, a ese sabor. Haciendo esto dedicaremos tiempo (y mente) a una de las acciones mas importantes del día, recargar nuestra maquina que tanto necesitamos para todo trabajo interno y para vivir esta existencia.

Allí, en el estar presentes en cada momento, podremos percibir nuestra verdadera esencia y lo que nos conecta a los demás.

En realidad el hecho mismo de estar presentes mientras comamos, nos llevará a masticar mas despacio, y mas veces, en pleno agradecimiento de los alimentos recibidos.  Y sentiremos como este alimento nos nutre….(o no!). Cuando entramos en contacto así profundamente con los alimentos, desarrollamos nuestra sensibilidad hacia ellos. Y así sentiremos si un alimento nos hace bien y otro, no.

Al mismo tiempo, masticando mas despacio, en presencia y mas veces, ayudamos el sistema digestivo a hacer menos esfuerzos en digerir.

Se sabe que la digestión empieza en la boca. Pero esto es cierto cuando trituramos bien la comida así acelerando la digestión. Y cuando la digestión es rápida, nuestro organismo puede dedicar tiempo y energía a defenderse de los patógenos externos y a reforzar el sistema inmune. Y así evitamos los fenómenos de fermentación. Un cuerpo que digiere fácilmente es un cuerpo que tiene mucha mas energía,, mas enfoque y mas belleza desde el interior. El metabolismo se reequilibra mas fácilmente y no percibimos tantos fenómenos de hinchazón de estomago, ní tomamos mas peso.

Vamos un poquito mas allá.

El deseo de perder peso tendría que ser visto como una oportunidad mas que como una lucha; la oportunidad de comprensión profunda de la fuente de nuestra dificultad de perder peso. Porque no es solo una condición individual, es una condición colectiva. Quiero decir que está dictada por una circunstancia que es mas también externa. Estamos bombardeado de un mensaje nutricional completamente equivocado. Todo a nuestro rededor, se promocionan alimentos pesados, procesados y grasos. Y circunstancias análogas hacen que comamos mucha comida no saludable y mas de lo que necesitamos.

Entonces el cambio principal tiene que ser movido desde el reconocimiento de nuestra condición personal y de la de la comunidad en la que vivimos.

Estar en el momento presente, nos permite percibir la influencia de la comunidad sobre nuestros hábitos alimentarios. Nos dará comprensión profunda de los mecanismos que se activan y que nos llevan a comer ese paquete de fritas o esa tableta de chocolate. Si estoy presente, puedo percibir estas emociones que me están llevando a querer comer estos alimentos mas para llenar un vacío que para nutrirme. Pero si me doy cuenta, soy capaz de abrazar mi sufrimiento. Si realizo la promoción nociva que me rodea, puedo decidir de no seguirla y parar estos hábitos alimentarios equivocados y en un momento sucesivo de calma intentar entender de donde viene todo esto.

Una vez conectada con mi Ser interior, en el momento presente, puedo encontrar paz en el interior y utilizar la comida mas bien para nutrirme que para hacerme daño y generar sufrimiento.  Abrazaría mi sufrimiento y lo colocaría a su sitio.

La comprensión profunda permitiría la deseada y duradera transformación. Una vez mas conscientes de nuestro cuerpo y de nuestros sentimientos, tendremos mas intuición sobre cual son los alimentos mejores para mi y las consecuencias que tienen sobre de mi. De esta manera habrá transformación profunda y podrás controlar tu peso y vivir una vida mas saludable.

Como consecuencia esta nueva actitud te dará mas y mas paz interior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
es_ESEspañol
Scroll al inicio