COMO ENCUENTRO Y ME QUEDO EN LA PAZ, DENTRO Y FUERA DE MI

Respondamos como lo haría una persona taoísta que vive constantemente en paz.

Conscientes de los ciclos de la naturaleza, somos capaces de actuar en el momento adecuado, además de saber cuándo retirarnos. Vernos a nosotros mismos en un contexto más amplio.

Viviendo en un mundo en conflicto sólo hay una manera de poder afirmar la paz dentro y fuera de nosotros. Recordando permanecer centrado, a través de la meditación, para mantener y apoyar nuestro equilibrio interior. Al estar en el centro podemos canalizar un poder tremendo, conscientes de las energías dentro y fuera de nosotros. Perdiendo el equilibrio y el centro podemos caer en el miedo, el fanatismo, la enfermedad, la depresión, perder nuestra verdadera naturaleza, caer en el conflicto.

El Tao nos enseña a fluir hacia los acontecimientos y las circunstancias pero sin dejarnos atrapar por ellos y correr el riesgo de olvidar quiénes somos realmente.

Vernos a nosotros mismos como parte de algo más grande. Actuar por nuestro bienestar pero también el de los demás y el de la Tierra en la que vivimos (¡no sobre ella!). Tenemos las herramientas para volver cada vez a casa, la casa de la paz.

Observar la Naturaleza y sus ciclos y considerarse parte de ella y meditar. Camina en la Naturaleza y observa el ritmo de tu respiración sincronizada con el ritmo de las olas, el susurro del viento, regresando a la magia de la unidad. Observando la naturaleza se encuentra el camino hacia la paz constante. Medita regularmente para recordar quién eres realmente. Al meditar regresas al centro y tocas ligeramente el misterio de la unidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
es_ESEspañol
Scroll al inicio